Seguros de Vida Vitalicios

Seguros de Vida Vitalicios

Va el tercero de cuatro.

Seguros de Vida Vitalicios

Los seguros de vida vitalicios son la evolución de los seguros de vida dotales y los seguros de vida por excelencia, en mi opinión. A diferencia de los temporales y dotales, éstos resuelven el problema más prominente de los antes mencionados — aseguran hoy a una persona por el resto de su vida. Es un hecho que todos vamos a morir en algún punto, hasta ahora nadie la libra.

En el desarrollo de los seguros de vida considero que en algún momento los actuarios, clientes y aseguradoras determinaron que era necesario tener una opción vitalicia. Los temporales y dotales típicamente tienen fecha de terminación máxima por ahí entre los 60 y 70 años de edad (incluyendo los que otorgan como prestación las empresas a sus empleados).

Considerando que la esperanza de vida en México para hombres es de 73 años y 78 para mujeres (2016, último dato INEGI), debe mencionarse entonces que por estadística es altamente probable que la mayoría de la gente que compra un seguro de vida, con el puro objetivo de heredar una cantidad de dinero libre de riesgos e impuestos a sus descendientes o beneficiarios, van a seguir vivos para los 70.

Seguros de Vida Vitalicios

Por ende, habrá terminado su contrato temporal/dotal y lo más probable es que ya no sean candidatos a comprar un seguro de vida vitalicio. Por cuestión de salud, serán pocos los que sean aceptados por la aseguradora. A esto le agrego algo más importante: llega un punto entre los 70–75 años de edad (depende de la aseguradora) que financieramente ya no hace sentido comprarlo (es más costosa la aportación que el beneficio). Es decir, si quiero que mis herederos reciban $100 pesos, deberé aportar $104 pesos (nota: me inventé estos números, es meramente ilustrativo).

Son un instrumento financiero que permite hacer un ahorro por determinado periodo y dejar “reposar” el dinero por los años que se desee, aumentándose en valor con el paso del tiempo. Si en algún momento posterior a las aportaciones se desea tomar el capital y rendimientos, se puede hacer total o parcialmente. Si es parcial, se disminuye el beneficio del seguro de vida proporcionalmente y se continúa teniendo dicho beneficio de manera vitalicia. Si el retiro del dinero es total, evidentemente se cancela el contrato en ese momento y se acaba el seguro de vida.

En mi experiencia, considero que prácticamente todo Mexicano y Mexicana debe contar con por lo menos 1 seguro de vida vitalicio. Su uso es diverso y versátil y sirven para cualquier escenario de liquidez necesaria en el futuro.

Muchos colegas en la industria inclusive usamos la analogía que el seguro de vida vitalicio es equivalente a comprar un bien inmueble (es una comparación compleja que amerita otro post). En términos simples, estás comprando 1 Millón de pesos/dólares por una fracción del costo y con una apreciación futura.

Principal Ventaja

Van dos.

Al terminar el plazo de aportaciones deseado, se crea fondo o reserva de capital que va aumentando, para toda la vida (técnicamente conocido como Valores Garantizados). Algunos colegas dirían que es un seguro de vida “gratis” — creo que en la vida pocas cosas son gratis, pero entiendo la lógica.

El seguro de vida se determina en base a la edad en la cual se compra. Entre más joven, mejor (obviamente).

Principal Desventaja

También van dos.

Entre más edad al momento de comprar, menos rentable se convierte el rendimiento del fondo y menos dinero se le entrega a los beneficiarios.

Se requiere una mayor capacidad económica para que valga la pena el beneficio del seguro de vida. Los montos “mínimos” de ahorro o aportación son mayores que los temporales y dotales.

Próximamente: Seguros de Vida Universales

Aquí el video de nuestro canal de YouTube (suscríbete y comparte):

Seguros de Vida Vitalicios

Roberto

No Comments

Escribe un comentario